20 MARAVILLOSOS AÑOS


Tengo mi vientre tatuado de estrías, marcas imborrables que cada día me recuerdan que soy madre.
20 años   ha cumplido el hijo de mis entrañas, ese que amo con locura, por el que daría esta vida y la otra si fuera necesario.

Se hace mayor, me alegro con sus triunfos, lloró con sus decepciones, y rezo al abrir los ojos para que ese día sea bueno para él.

Pienso que si no lo hubiera parido tan joven a lo mejor no me hubiera atrevido a ser madre. la inconsciencia de la juventud me dejó disfrutar de una manera diferente a mi hijo y a día de hoy aún lo siento así.

Este oficio de ser mamá nunca se deja de lado, se vive para ello, aunque mal paguen (como dicen por ahí)

Soy una madre orgullosa de mi hijo, de ese ser increíble que está descubriendo el mundo y creando el suyo.

Lo bueno de ser madre tan joven es que a estas alturas de la vida, ya parecemos hermanos.

Feliz cumpleaños hijo de mi corazón, de mi vida, de mi locura, que seas tan feliz como lo soy yo, por estar a tu lado.

Entradas populares