Arroz, Plátano, Pasta.

Mayapo, La Guajira, Colombia. Invierno de 2015. By. Sara León.

Nos criaron comiendo arroz, plátano y pasta.

Hablo de esto porque mi generación fue levantada a punta de harinas, si, señoras y señores como lo leen, y aquí estamos, no nos ha pasado nada por comer harina con harina, o harina sola, o harina al cuadrado (arroz y plátano) o al cubo (arroz, plátano y pasta).


Hablaré primero del Arroz, infaltable casi a diario en la comida, muchas veces en la cena y en el desayuno haciendo honores al famoso "calentao" colombiano.

Arroz  blanco: blanco y puro, servido recién hecho y aún humeante  se vislumbraba la montañita en cada plato,  cocinado de la manera mas elemental: agua, fuego y sal.
Manjar que no necesita nada, es un alimento vibrante, agradecido, cordial, es decir, uno en esta vida se sienta con un plato lleno de arroz y una cuchara y les prometo que sacia el hambre y todos los sentidos. 
Hagan la prueba y verán.
para mi el arroz es un grano sublime, con una energía muy especial.
El arroz blanco lo entrega todo cuando está hecho, es como una relación de amor y pasión donde cada grano se hincha para ser devorado, como un tributo total del arroz para la humanidad.

Ahora vienen las variantes de la pureza del arroz blanco, las mil y una combinaciones de nuestro querido arroz.

Arroz Combinado: combinar el arroz es un arte y cada casa tiene su especialidad.

particularmente en la mía, cuando niña era infaltable el arroz de palito (fideos cortos que al freírlos quedan de un color caramelo), el arroz con pollo, el arroz de pajarito (arroz con trozos de plátano maduro) y el arroz con coco.
En nuestra época universitaria mi amiga Silvia y yo llegábamos de madrugada y sacábamos el arroz frío de la nevera y lo revolvíamos con mayonesa. (remedio anti resaca comprobado)
Después de que aprendí a cocinar, los imprescindibles de mi casa eran el arroz de pollo, el de palito y el arroz de nevera (todos los restos de comida guardada en la nevera, ese día caían en el arroz, pollo, filetes de cerdo o ternera, salchichas y hasta tortilla de patata).

Conozco casas donde el arroz con sardinas es un plato especial, o el arroz con huevo frito.

Un buen plato para dejarnos satisfechos debe tener mínimo arroz y plátano.

Ahora que hablo del plátano también era un imprescindible en todas sus presentaciones, patacón, tajaditas, guisado, cocido,  machacado con queso, maduro o verde es una delicia que hemos disfrutado.

la pasta mas popular y habitual eran los espaguetis largos y los macarrones.

A esto también se le suma la arepa (harina de maíz) que también entra dentro del universo de la alimentación a base de harina.

Y porque hablo de esto, pues por que estoy muy lejos de ese maravilloso mundo de la comida hecha con afectos.
Y hoy recordé con nostalgia el sentarme a la mesa y ver la montañita de arroz y los patacones.
Por que ahora nos bombardean con el tema de que las harinas son monstruos que deforman nuestro cuerpo por dentro y por fuera. Por eso repito lo dicho al principio.
Toda una generación levantada con harina sigue en pie, nada nos ha pasado, y la verdad sea dicha, fuimos muy pero muy felices. 








Entradas populares de este blog

LO DIFICIL QUE ES CUMPLIR 16 AÑOS

TALLA 40

SUERTE, RESUERTE Y RECONTRASUERTE