E-621... El aditivo que nos incita a comer y comer...






¿Sabéis por que nos gustan tanto algunas comidas, que a veces queremos comer sin parar? Pues es muy simple, están llenas de aditivos que potencian el sabor y el rey de ellos es el E-621, mas conocido como glutamato monosódico. Se han hecho estudios en animales donde estos experimentaban la voracidad por el alimento aderezado con glutamato en un 40%, pero eso no es todo, en animales muy jóvenes disminuía la producción de la hormona del crecimiento y destruía partes del cerebro involucradas en el control del apetito. (División de endocrinología experimental de la facultad de medicina, Universidad Complutense de Madrid). Con los resultados de estos experimentos los científicos plantean una nueva teoría para explicar la pandemia de la obesidad. Teniendo en cuenta que la producción mundial del E-621 para el 2004 era de 1,5 toneladas utilizadas por toda la industria alimentaria del planeta y que no se consideraba insegura. Con lo que estamos diciendo que este aditivo ha ido a parar a todas las bolsas de patatas fritas, salchichas, hamburguesas, cubitos de caldos, salsas, comida precocinada, pizzas, en fin a un número indeterminable de alimentos que consumimos a diario y que estamos encantados de comerlos. Y aquí no para todo esto, la potencia que tiene el glutamato sobre las comidas es tan fuerte que en muchas ocasiones llega a sustituir la sal. En alguna ocasión leí un artículo donde hablaban del “síndrome del restaurante chino” que no es otra cosa que tener sofocos, dolores de cabeza, mucha sed y ardores en el cuello y en la espalda después de haber visitado uno de estos sitios tan populares en todo el planeta. Y ojo que yo no tengo nada en contra de estos restaurantes, por que bastante que me gusta ir a ellos, pero ahora pienso que algo tendrán que ver con este venenoso aderezo. De todas maneras yo aconsejo que desde ahora miremos bien la composición de los alimentos que compramos y si es posible evitemos aquellos que contengan el famoso E-621, por si las moscas, nunca se sabe , a lo mejor los médicos de la Complutense de Madrid estén en lo cierto y el glutamato nos haga comer mas de la cuenta y sentir ansiedad por seguir comiendo, claro los de las industrias alimentarias estarán felices y no dirán ni MU hasta que esto no se compruebe al 100%. Yo, de todas maneras iré con cuidado por que no quiero perder mas neuronas de las normales, y tampoco quiero terminar como una foca.

Entradas populares