DE DONDE YO VENGO

Resultado de imagen de colombia
Hace mucho tiempo dejé atrás mi país.
Cuando salí de allí aún estábamos en guerra.
Para los Colombianos escuchar a diario hablar de muertos, balas, ataques, bombas o destrucción, era el pan de cada día.
Recuerdo esa época con tristeza y miedo.
Éramos adolescentes y  salir con tranquilidad a la calle era solo una ilusión.
No podíamos ir de un sitio a otro en coche sin pensar que podríamos caer en una emboscada y ser una cifra mas de los muertos inocentes diarios.

Alguien me ha recriminado que los que vivíamos en las ciudades no podíamos sentir nada por esa guerra, porque solo la veíamos por  televisión.
y yo me indigno cuando me dicen eso.

Son 50 años de guerra...
cinco décadas marcadas bajo  el signo de la muerte y la barbarie.
medio siglo tratando de llevar la cotidianidad entre el miedo, las balas y la incertidumbre.

Y paralelo a todo este desastre, también nos llamaban tercermundistas, república bananera, o gente macondiana.

Hoy quería hablar de todo esto, el estar lejos de casa durante tanto tiempo me hace reflexionar sobre este tema.

Yo estuve de acuerdo con la firma de la paz. Era justo y necesario dar un paso de esa magnitud. Creo que Colombia es un país de gente que merece una gran oportunidad.

Estudiar se convirtió en un escudo para esa guerra.
La gente quería superarse, ir a la universidad o aprender un oficio, una formación profesional.

Por eso con asombro me preguntan muchas veces por ese tema, tantos Colombianos profesionales realizando cualquier oficio en el exterior.

Estudiar era como plantarle cara a la guerra.

Y mi opinión es que Colombia tiene una riqueza de profesionales impresionante que no ha sabido aprovechar, bueno también existe mucha fuga de cerebros que como he dicho trabajan en lo que pueden en otro sitio.

A todo lo anterior también le sumo la violencia machista, de esa sociedad beata, consumista, que se vanagloria del culto al cuerpo, machista y doble moral y otra vez machista.

De donde yo vengo, ser mujer no es fácil.

Sobresalir no es fácil, y mucho menos cuando ya llevas tanto años fuera que hasta llegan a decirte que ni eres de aquí ni eres de allá.

Como si los que nos fuimos y tenemos una estabilidad en otro sitio,fuéramos habitantes de una zona in bond de un aeropuerto.
Somos ciudadanos de una tierra de nadie, sin derecho a banderas, ni nacionalidad, ni identidad, inmigrantes aquí y allá. 
Ciudadanos del mundo.







Entradas populares