ROMA, CUANDO TODOS LOS CAMINOS LLEGAN ALLÍ

 Roma es una ciudad que enamora desde el primer instante que la pisas.
Este viaje lo teníamos planeado desde hacía varios años y por cosas del destino se iba posponiendo, hasta que al fin llegó el día.

Si pretendo escribir toda mi experiencia en Roma en un solo post estaré diciendo mentiras.

Definitivamente Roma es mucho mas que una gran ciudad, es un sitio al que tendré que volver obligadamente para terminar de disfrutarla.

Roma impacta y atrae, cada calle por pequeña que sea esconde un tesoro, y el tiempo no alcanza para descubrirlos todos.

La visita al coliseo es imprescindible y entrar a pesar de las filas interminables vale la pena.

La única condición es llevar la mente abierta para poder imaginar como era todo, porque lo que vemos no tiene nada que ver con lo magnífico que fué en sus días de esplendor.

Vista del coliseo por dentro. by Sara León.

Ya le dedicaré un post entero al coliseo porque se lo merece.

Aunque el metro no pertenezca a esa época dorada de Roma, y sea deficiente para la gran demanda de la ciudad, merece la pena viajar en él. Es la forma más rápida de moverse por la ciudad para conocerla.

Metro de Roma. By Sara León.


 La Fontana de Trevi esta sin agua y en restauración, me llevé esa desilución, tenía tantas ganas de conocerla en todo su esplendor,que esa es una de las razones por las que volveré.

Si tienes pensado hacer un viaje inolvidable e intenso no dejes de meter en la lista la ciudad eterna, vale la pena.


Entradas populares