GABO, GRACIAS.



Conocí a Gabo a través de mi tía Josefina y de mi padre,  yo tendría 8 o 10 años, y ellos que eran dos lectores voraces hablaban de Gabo como uno mas de casa. 
Esos fueron mis inicios de lectora compulsiva.
Aún recuerdo la biblioteca de mi casa, repleta de libros de todos los tamaños y colores, el olor a hojas de papel llenas de letras y dentro de ella, la obra completa de Gabriel García Márquez.
La leí toda, sin que se me escapara ninguna,
Cien Años de Soledad la leí 3 veces a diferentes edades, la segunda vez llevaba un cuaderno donde iba escribiendo el árbol genealógico para no perderme.

Me marcó la vida de Fermina Daza del Amor en los Tiempos del Cólera, tanto que el día que fuí al cine a ver la película lloré lágrimas salidas desde lo profundo de mi alma, porque era casi como recitar el libro mentalmente mientras veía las imágenes.

Y si sigo contando todas las sensaciones que me dan los personajes de Gabo no acabaría.

Yo le doy las gracias, por haberme hipnotizado tantas horas, por ser el compañero de mi insomnio eterno, le agradezco esos momentos únicos de lectura, por ser mi periodista imprescindible.

Gracias Gabo disfruta tu inmortalidad.

Entradas populares