CAPSULAS, OTRA GUERRA DESATADA

Cápsulas de nesspreso.

Nunca he sido de café, me he inclinado mas por el té y la coca-cola, aunque confieso que el olor a café era mi despertador en casa de mis padres, Yo sabía que era de día porque el aroma del café inundaba cada rincón de mi casa y sabía que debía levantarme para ir al colegio.

De allí debe venir esa negación a tomar café, porque como bien saben los que me conocen, ODIO levantarme temprano, soy mas noctámbula y las primeras horas del día según mi reloj biológico están hechas para dormir.

Las abuelas hacían el café en el puchero, en vasijas de barro y en "olleta" 
Las madres conocieron las cafeteras eléctricas, que les facilitó la vida y hasta hace poco tiempo a nosotras, las amas de casa actuales, las que ahora vivimos la era del café encapsulado...

Corrían los primeros años de este siglo cuando Nestlé saca con éxito rotundo las cafeteras Nesspreso al mercado, enfocadas al estilo gourmet, hacer el café en casa se convierte en un articulo de lujo, George Clooney es la estrella que incita a consumir un café en cápsulas exclusivo y de sabores. En ese momento el café empieza a ser un artículo  casi de lujo y no solo eso la exclusividad de venderlo encapsulado lo tenía Nestlé, que se forró vendiendo cafeteras y cápsulas en tiendas donde las filas eran interminables. Pero el reinado se acabó y vino la guerra, Marcilla primero y después Mercadona se han atrevido a sacar cápsulas compatibles con las Nesspreso mas baratas y de igual calidad. Nestlé demandó a Marcilla, perdió la demanda, pero la guerra por venta del café encapsulado solo acaba de empezar.
A esta guerra también se suman las empresas que venden cápsulas recargables, donde el café de toda la vida se puede envasar en ellas y disfrutar del café de toda la vida hecho en las máquinas Nesspreso.


Los precios de las cafeteras y las cápsulas sigue siendo igual, alto.
Nestlé no ha flaqueado en este aspecto, no se sabe hasta cuando aguantará, pero el estilo gourmet ya es mas popular, en cualquier casa ya se pueden encontrar las cafeteras y las cápsulas, hasta que salga otro invento y las amas de casa dentro de 10 o 15 años vean la Nesspreso como aquella novedad que hizo a sus madres volverse locas por tener una en casa y la recuerden como nosotras en la actualidad recordamos el café de puchero...

Mientras eso pasa, la guerra está servida, las demandas por la exclusividad seguirán en los juzgados de todo el mundo mientras en las casas el olor a café que despierte a los niños sea el mismo, no importa como se prepare, lo importante es que ese olor nunca desaparezca de nuestros hogares.

Entradas populares