OBAMA, COMO ESTAS..

Sara León by Sara León

Respetado Presidente:
No tengo que presentarme demasiado, ya se que por razones de seguridad estamos todos muy vigilados, en especial nosotros los periodistas.
Humildemente me dirijo a usted, por si le queda tiempo de leerme, se que me conoce bien, sabe la direcciones de todos mis correos, mis teléfonos, las páginas que frecuento, los descubrimientos que hago en la red y por supuesto lo que subo a internet. Ese "Gran Hermano" que nos vigila a todos.
No soy muy dada a subir fotos mías, pero hoy le regalo esta, a cara descubierta, al fin de cuentas no tengo nada que esconder, mi vida es un libro abierto, aunque como todos tengo mis secretos (que ya dudo que estén bien guardados)
Sabe usted perfectamente como utilizo las redes sociales, en twitter me quejo y también me desahogo de las injusticias diarias de la vida, facebook no tengo, por una sola razón, no tengo tiempo de hurgar en la vida de los demás.
Desde mi blog escribo lo que me sale del moño, es decir, depende del día y de las circunstancias, asi son mis post.
Hoy quería escribirle, recordarle que vivo casi 24 horas conectada, (duermo poco y produzco mucho)
Contarle que soy pasional, de contrastes, impetuosa y con mucho sentido del humor, que mi hijo es inconformista, contestatario y muy noble, pero mi marido es conservador de derechas, imagínese usted las chispas que saltan en un debate político en la mesa de mi casa (creo y quiero pensar que eso no lo conoce).
Ya sabe de antemano como esta la situación en España, cada día se sacan un as de la manga para que los ciudadanos que son la real democracia, estén ahogados en tanta inmundicia política.

Los periodistas somos egocéntricos y prepotentes, son dos males que todos los días debemos superar, pero en el fondo no somos tan malos, vivimos de y para la comunidad, nuestro objetivo es el placer de informar, de abrirle los ojos a la gente, de explicar y digerir todo lo que pasa en el mundo.
Contadores eternos de historias, aunque nos persigan para que callemos.

Si algún día tiene tiempo, invíteme a la casa blanca y al sabor de una coca cola light, hablaríamos con mas calma.
Ahora lo dejo seguir trabajando, que tiene bastante con tanta guerra y tanto espionaje, contésteme cuando pueda,
Que tenga un buen día Mr. President.

Entradas populares