POR LA BOCA MUERE EL PEZ ( Y DE PASO LOS NEGOCIOS)

Modelos de la firma Abercrombie & Fitch
Definitivamente somos esclavos de las marcas, esclavos de esa gran ,maquinaría de las marcas que pueden hacer lo que quieran con las mentes de los jóvenes y los que no lo son tanto.
Si somos 7000 millones de habitantes en el planeta, y de esos, sobre todo los occidentales nos dejamos lavar el cerebro por vestirnos como los modelos que nos bombardean en los medios de comunicación , pues ellos son los que ganan.
Es lo que hay, es la realidad de los tiempos que corren. Lo que me parece indecente y desproporcionado es que aparte nos insulten, y esto fue lo que le pasó Mike Jeffreis, el consejero delegado de Abercrombie & Fitch, quien estuvo toda la semana pasada  evitando que salieran a la luz unas declaraciones que hizo en el 2006 donde aseguraba que la ropa de sus tiendas no era apta "ni para gordas, ni feos, ni chicos que no sean cool"  también aseguró que eran excluyentes, que solo querían gente guapa en sus tiendas, tanto dependientes como clientes, "perseguimos al chico americano atractivo, popular y lleno de amigos. Nuestra ropa no es para todo el mundo, ni pretendemos que lo sea"
A esta gente se le sube el poder y la fama a la cabeza, Mike Jeffreis no podía ser la excepción, viaja en su avión privado con séquito de modelos como los de la fotografía, y los que cada cierto tiempo deben perfumarse con una fragancia de la misma firma.
Muchas personas de la farándula estadounidense han mostrado su malestar por estas afirmaciones, tanto que el cineasta Greg Karber decidió ir a una de las tiendas, comprar ropa y regalárselas a los vagabundos que pasaban por allí.
Es una pena que el director de una gran empresa tenga estos aires de grandeza, yo personalmente estuve en sus tiendas de Boston y los dependientes eran gente muy normal y amables, y en Alemania ví en un centro comercial grandes filas para entrar.
Como siempre las víctimas son los adolescentes que se mueren por esas prendas que no tienen nada de extraordinario, todo es puro marketing...
A ver hasta donde llega la polémica y que podamos reflexionar un poco, porque la moda es muy importante, pero también lo es, nuestra dignidad.

Entradas populares