MADRES, ESAS A LAS QUE LES DECIMOS QUE SOLO HAY UNA


Hace 19 años me gané el título de madre, es decir, que desde entonces ha llovido bastante. Amo a mi hijo con locura, daría esta vida y la otra y la otra por el, porque no le pasase nada, porque sea feliz y sano. Esto que escribo segurísimo que lo piensa y lo siente cualquier madre del planeta. 
El domingo pasado España celebró el día de las madres, y las felicitaciones no se hicieron esperar, a cada madre le correspondió el beso el abrazo y la sonrisa de su respectivo hijo.
Y es que no es para menos, porque entre las madres y los hijos existe ese cordón umbilical eterno e invisible que ni la muerte rompe. 
En este post quiero rendirle un homenaje a todas mis amigas que empiezan este largo camino, porque claro mientras yo criaba el mio ellas no lo tenían ni en mente y muchas participaron en la crianza del mio. Así que ahora que ellas empiezan, yo ya voy saliendo de esta segunda etapa, he pasado la niñez y la adolescencia y estoy entrando a la etapa adulta, he pasado por cosas muy buenas, muy tiernas,muy alegres y malas también, pero sigo aquí en pide de guerra, sin dejar ni un minuto en tratar de ser una guía, y eso hace que el comercial y consumista día de la madre me recuerde a mis amigas, un abrazo inmenso y sobretodo paciencia y sabiduría.
Porque madre solo hay una, invencible, implacable, luchadora, y ante todo llena de un amor interminable.
Que tengaís buenos regalos y buena comida.





Entradas populares