ALAS

Para cruzar el cielo hacen falta alas, para eso Dios nos regaló la imaginación.
Yo llevo varios días imaginando que con mis alas cruzo el cielo, busco al horizonte, y sonrío mucho, Puede que sea el verano, el calor, las ganas de reencuentros con mis amigas, de comer arroz frío con mayonesa, de disfrutar cada minuto sin esperar nada a cambio, solo una sonrisa, un cálido abrazo, ver el mar desde el cielo, y bailar con las alas entre las nubes

Entradas populares