DECIDIR

Si cenas conmigo, te prepararé un plato que se que te encanta, y serviré vino blanco para brindar por los dos, si cenas conmigo, seguro que te susurraré al oido lo mucho que me gustas, y no le contaré a nadie que estuviste en mi balcón disfrutando de la maravillosa vista al mar. Vamos, decídete ahora y montaré una mesa con mucho mimo solo para tí. Pero decídete, no juegues a la dualidad, deja esas malas costumbres, no juegues con mis sentimientos, no me mires con ojitos golositos, ven conmigo o déjame en paz. Cenaré en soledad pero con la certeza de que nada ni nadie le hace daño a mi corazón.

Entradas populares