Pequeña, gran historia de Amor

Alvaro tenía 14 años, y Paola 13, fueron compañeros de juegos y de bailecitos en las tardes de los sábados, se besaron y se cogieron de la mano. pero todo quedó allí. 12 años después, en una esquina sin nombre por las cosas del destino se reencontraron, a los dos les dió alegría verse después de tanto tiempo, intercambiaron teléfonos, sonrisas y miradas cómplices. poco a poco empezaron a llamarse, a quedar para salir, volvieron a besarse, a cogerse de la mano, a soñar con el futuro, y ella volvió a casa de Alvaro, entró de nuevo a la familia, vinieron las invitaciones, los cumpleaños, las barbacoas y las tardes de domingo sentados en el sofá viendo la tele. Un día decidieron casarse, empezar una nueva vida juntos, morirse viejitos cogidos de la mano. Hace un mes y tres dias fue la boda, espléndida, soñada, se les veía la felicidad a los dos en la cara. Que nunca Dios los desampare y les dure para siempre...

Entradas populares