LYDIA CACHO. PERIODISTA

Lydia es nuestra colega, vive en México y está sufriendo las amenazas mas temibles, por el simple hecho de querer ejercer su profesión, que para ella como para muchos de nosotros, no solo significa un trabajo, sino que es nuestra pasión, nuestra aportación para poder hacer de este un mundo mejor.
Lydia envió la siguiente carta a todos los colegas de España, y yo quiero ayudar a difundirla; como ella existen miles de periodistas amenazados y a otros desafortunadamente la violencia les calló su pluma y su vida.

*A mis colegas de España:

No es una, sino varias han sido las ocasiones que mi vida se ha visto amenazada por el simple hecho de ejercer plenamente mi derecho a la libertad de prensa, a la libertad de expresión.
Yo, como miles de colegas alrededor del mundo he sido amenazada de muerte y han atentado fisicamente en mi contra, no por inmiscuirme en la vida privada de cualquiera, sino por exhibor los actos d políticos corruptos y criminales que destruyen sistemáticamente la vida de mujeres, niñas y niños en México y otros países.
Rescatar las voces de quienes viven cotidianamente violaciones a sus derechos humanos es tan o mas importante que cubrir una guerra, por que en esta guerra contra los derechos humanos no hay trincheras ni territorios claramente marcados. esa batalla está en nuestrso vecindarios, en los centros nocturnos de lujo,entre los más elegantes políticos de todos los partidos.
yo elijo seguir haciendo periodismo en mi propia counidad y por eso han vuelto a atentar en mi contra. No soy una mártir,sino una reportera profesional que rehúsa a guardar silencio.
Conciliar el sueño no sería posible si no supiera que mi voz también tiene eco, que mi vida y mi bienestar si importan, que mis colegas, ustedes, se preocupan por mí y se niegan a que mi voz se calle bañada en sangre, como ha callado la de mis otros colegas.
Gracias por su solidaridad que reivindica el derecho a saber que la vida de las otras, de los otros es importante y que salvar la mía vale su tiempo y su cariño.
LYDIA CACHO RIBEIRO
*Fuente, Revista periodistas. FAPE. año V, No. 17 Verano 2009

Entradas populares