Ahí te quedas, Madrid


Entrada al museo del prado













Dos dias en Madrid, ciudad casi perfecta, deliciosa para disfrutarla paso a paso, cosmopolita, con olor a gigante, y un clima de envidia.
Recorrí sus calle aunque no todas, viajé en el metro (siempre que entraba al metro me acordaba de la víctimas), entré al museo del prado y quedé muda y absorta conlas meninas de Velasquéz y con unos doce cuadros mas. Disfrute la noche, y en la plaza vi bailar flamenco a una chica bonita que se partía de frío, pero seguía bailando con tanto estilo que de verdad daban ganas de darle monedas
Flamenco del bueno
Madrid da de sí, para todo, me gusta su estilo, pero ahí te quedas Madrid, me devuelvo a casa en el AVE , pero me llevo un trozo de tí, por que cada vez que te visito duro unos cuantos días pensando lejos, en la inmensidad de la gran ciudad. en las miles de historias que se tejen allí y me gusta, me gusta mucho sentir que siempre me estas esperando para darme algo de tí.
Plaza Colón de noche
Ganándose la vida con monedas, este hombre debería estar en un gran teatro, por que es un maestro de la música, pero así es la vida.

Entradas populares