Los Amantes de Teruel. Tonta Ella, Tonto El.

Imagen de las estatuas de los amantes de Teruel.

Esta es una historia más que nos ilustra como desde hace siglos la familia tiene que meter las narices en el corazón de los hijos y el daño o el beneficio que hacen son tan decisivos que pueden alcanzar hasta la muerte. Y estamos hablando del siglo XIII, es decir,que las historias de amor se repiten, estamos en el XXI y aún los padres traemos codificado en los genes, meternos en las relaciones de nuestros hijos. Aquí va la leyenda de los amantes de Teruel...
Desde el momento que Isabel de Segura y Juan Martinez de Marcilla se enamoraron perdidamente, todo se les complicó, el padre de Isabel no aceptaba a Juan por pobre, y la dió un plazo de 5 años para ir a la guerra y de esta manera enriquecerse; Isabel le prometió amor eterno, le juró que lo esperaría, que su corazón solo le pertenecía a él, entonces Juan enamorado se lo creyó todo y se fué con la seguridad de volver millonario para desposar a Isabel. Pasado el plazo Juan llegó a Teruel lleno de dinero y bienes y mas enamorado que nunca a busacar a su Isabel y entrando al pueblo se encontró con una gran fiesta y cuando preguntó a que se debía, vaya sorpresa la que se llevó eran las bodas de Isabel de Segura con el hermano del señor de Albarracín. Pero Juan consiguió estar un rato a solas con Isabel y le pidió un último beso, pero ella se lo negó, ya estaba comprometida con otro pero enamorada de él. el pobre Juan se quedó tan triste y decepcionado que cuenta la leyenda que su corazón se partió en mil pedazos y murió.
Al otro día, en la celebración del funeral, llegó una mujer enlutada seacercó al féretro y lo besó, era Isabel que queria darle aquel beso que le negó en vida, pero en ese instante ella también murió. Y así acaba la historia de los amantes de Teruel que se convirtió en leyenda y que perdura hasta hoy. En 1555, se descubrieron las momias enterredas en la capilla de San Cosme y San Damián y según el testimonio del notario Yagüe de Salas con ellas también apareció un documento antiguo donde se recogía este suceso. Actualmente las momias descansan en el museo de los amantes en la ciudad de Teruel. Bajo unas estatuas que nunca llegan a tocarse las manos, señal de un amor eterno nunca consumado.
Triste, real, leyenda, lo que sea, es un ejemplo mas de que el amor es el motor que rige todas las vidas y las decisiones en el mundo.
Entrada al mausoleo de los amantes en Teruel, vale la pena visitarlo.
dice otra leyenda que las parejas que los visitan disfrutaran del amor eterno que Isabel y Juan, no consiguieron en vida. Ahora estan juntos hasta la eternidad.

Entradas populares