La historia de CHANDO

Hace tres años a mi hij0 Camilo se le metió en la cabeza la idea de tener un perro, y nosotros nos lo pensabamos mucho. Eso de de tener un animalito en casa no nos llamaba para nada la atención. pero era tanta la insistencia del chico que al final decidimos buscar uno,pero eso si la condición era que fuera regalado y que necesitara un hogar. Una mañana cualquiera, un amigo nuestro nos llamó por teléfono y nos comentó que su nieta tenía un perrito, pero que por fuerza lo tenían que regalar, ya que en su piso no lo podían seguirteniendo por que les estaba destruyendo todo. entonces mi marido le preguntó que raza era, y nuestro amigo le contestó que era un caniche negro(frespuder). Después de repensarlo nos pareció bien, los caniches son animalitos dóciles y muy cariñosos y además hacen buena compañía. al final decidimos ir a buscarlo. cuando llegamos a la casa de nuestro amigo, vaya sorpresa la que nos llevamos, no era el caniche esperado, era un chucho, un chandoso callejero que no tenía pedigree, mi marido y yo nos miramos y nos quedamos mudos, la verdad a mi me entraron una ganas de partirme de la risa, de decirle a nuestro amigo que de donde se había sacado esa historia de decirnos que era un caniche, pero mi marido si que se lo preguntó. y el le respondió que en su cartilla lo decía y nos la enseñó. Pues efectivamente en la cartilla se podía leer CANINO de raza MIXTA , no caniche como el lo había leído. pero entonces, ya era demasiado tarde, el perrito nos miraba con sus ojitos de desamparado y nos cautivó. cuando lo subimos al coche, yo lo llevaba en mis sentado en mis piernas y el perrito estaba asustado, no sabía que hacer, pobrecito, y nosotros entre risas e indignación llegamos con el perro a casa a entregarle el supuesto caniche negro a Camilo que lo esperaba con felicidad. cuando mi hijo lo vió se quedó tan desconcertado como nosotros cuando lo conocimos. pero al final el perro empezó a jugar con él y también lo conquistó. desde ese día hasta hoy, les puedo asegurar que no cambiamos a nuestro CHANDO (por que al final decidimos llamarlo así), por ningún perro con pedigree. Es nervioso, destructor, malcriado,juguetón, hasta un poco salvaje diria yo, pero es nustro perro y es uno mas de nuestra familia. Aunque cuando abrimos la puerta tengamos que estar ahuyentándolo para que no se escape y por las noches en el jardín le ladra hasta a una mosca y no deja dormir. Es parte de nosotros y lo llevamos en nuestro corazón.

Entradas populares