Leete el cuento


Cuando te vayas, piensa en mí, como la brisa de mayo cuando te toca la cara al anochecer. cuando te vayas, suspira y camina, muérdete los labios y tararea una canción, pero mas tarde vuelve. Aquí sentada estaré viendo llover flores desde mi ventana, escuchando el eco de tu sonrisa metida en mi pecho, sintiendo tus manos abrir mi piel, cuando te vayas, no se te olvide volver, para eso te presto las alitas de mi corazón.

Y él pudo ver a través del espejo mientras se marchaba, el brillo de sus ojos y las mas bonita d sus sonrisas. Y sintió la ausencia que lo acompañaba, como un fantasma silencioso que caminaba a su lado, sabia que no volvería, que la ternura de se convertiría en amargura y que ella lloraría lágrimas de rabia y de impotencia. Pero prefirió guardar silencio y caminar, aunque cada poro de su piel estuviera impregnado de ella. la dejó allí tirada sin decirle nada, sabiendo que no volvería jamás. caminó hasta el tren, ese tren que lo llevaría a encontrarse con su nueva vida.
Duele el dstino, duele la suerte, duele todo lo que se deja de golpe y sin misericordia, se marchó y no se más.

Entradas populares